Vuelta al mundo - EE.UU.-MÉJICO-CANADÁ 2016
 

Proyecto Hermes
¿Quiénes somos? WHO ARE WE?
EL COCHE
LA CAMPERIZACIÓN
Australia 2006
Botsuana 2007
Finlandia-Rusia 2008
Mongolia 2009
Turquía 2010
Mauritania-Marruecos 2011
Europa del centro y del sur 2012
Gran Raid por el Asia Central 2013
Bélgica-Islandia-Sicilia 2014
Argentina-Chile-Bolivia-Uruguay 2015 + Egipto
EE.UU.-MÉJICO-CANADÁ 2016
Lituania, Letonia, Estonia y Noroeste de Rusia
Contacta con nosotros - CONTACT US
¿QUIERES DARNOS UN EMPUJÓN?
AMIGOS
LINKS
LA RAYA
Contador de visitas
Imagen de satélite
BASUREROS SIN FRONTERAS
NOTICIAS IMPORTANTES
Direcciones útiles

Holaaa!!

CANELO: 5 AÑOS - 5 CONTINENTES




21.020 KMS. - 90 DÍAS
(34.898 kms. contando aviones + ida y vuelta a Ámsterdam para el Ro-Ro)

 
Hemos dibujado el perfil de dos perritos tocándose el hocico en Norteamérica. Esta vez, la pintura ha sido más sencilla, porque Estados Unidos y Canadá son países amigables para quienes viajamos en coche. Por las carreteras de este continente viajan personas, hombres y mujeres que necesitan dormir, comer, ir al baño, aparcar, lavarse la cara, hacer pic-nic y asomarse a la naturaleza. En Europa solo hay "espíritus puros" que ni comen ni beben ni duermen ni tienen más necesidades que las angelicales. Por las carreteras de Europa no hay moteles de 50 euros con todo lo que necesitas para dormir, y desde luego no te los anuncian en la carretera. Si por un casual ves un letrero de hotel y sales de la carretera principal, Europa te lleva a una rotonda desde la que ya nadie te indica por donde está el puñetero hotel. En Estados Unidos te llevan de la mano con letreros hasta la puerta misma del motel o moteles, te señalan desde la carretera principal qué moteles son, de qué cadena, qué otros servicios tienes en el pueblo —incluso te advierten "no services" si el pueblejo es chiquitín…—. En Europa somos todos ricos. En Holanda, después de recoger al Canelo en Ámsterdam este septiembre, nos pilló un tormentón y se puso a llover. Como estábamos muy cansados por el bajón del regreso y los jetrines de la vuelta, decidimos ir a un hotelito. Misión imposible. Ninguna señal, ninguna indicación. Salimos a un par de pueblos, al azar… Lío total, nadie sabe nada, ni una sola indicación. En otros tres pueblos no había hotel ni camping ni nada que se le pareciera. Al final, preguntando, preguntando (nadie habla inglés por Bélgica y Holanda, parece mentira…), nos indicaron que existía un hotel. Recorrimos mil vericuetos ridículos, rotondas, callejuelas, vueltas y revueltas y por fin lo localizamos. Una gilipollez de hotel: 160 euros por dormir —un hotel pa tontos—. Solo queremos dormir, dijimos, pues ni flores: una recepción absurda, inmensa, con arañas de cristal y una piscina con más de 40 tortugas vivas en mitad del medio… ¿Pa qué? ¡Solo queremos dormir…! No hubo manera; no había más hoteles. Aquí todo el mundo es rico. ¿Os imagináis 100 noches a ese régimen de precios? ¿Quién podría viajar así…? ¡Ah, claro los funcionarios de Bruselas, qué tonto… Ahora caigo…! Nada de moteles limpios, con camas King Size, baño estupendo, frigo, microondas, aire aconcidionado, tele por cable, parking incluido y café gratis por 50 dólares… Eso sí, sin tortugas… Si es que Europa se ha vuelto gilipollas… Y así nos va…








Méjico es otra historia. En la Baja California el tiempo y el espacio cambian. no rijen las mismas leyes que en el resto del mundo. Estuvimos 15 días, pero antes de que pasara una semana nos parecía llevar allí un mes… Al principio, la Baja Norte es un poco tipo Marruecos. Los pueblos se estiran a ambos lados de la carretera, son destartalados y polvorientos, y no invitan a demasiadas alegrías —aunque no son nada peligrosos—. A partir de Guerrero Negro entras en la Baja Sur (quizá no oficialmente, pero si de facto) y comienza el paraíso. Los pueblos desangelados y las gasolineras cochambrosas dan paso a un carrusel de valles y colinas desérticas pobladas por cactos, algunos de ellos muy extraños… Respiras soledad y tranquilidad. Aparecen playas paradisíacas, como El Requesón, a lo largo de la preciosa Bahía Concepción. Ya no estás en el Pacífico, sino en el Mar de Cortés, cálido, transparente y virgen. Los pueblecitos se vuelven acogedores. Son pintorescos y amables, con benditos bares en los que refugiarte del calor y tomarte una cerveza con tamales. No hay circulación; los niños juegan en las calles; las terrazas transmiten paz y un ritmo de otro tiempo. Los hoteles tienen precios maravillosos y son coquetos y limpios. La Paz es una ciudad preciosa y tranquila, con un paseo marítimo que nos hizo soñar con los Mares del Sur… Altamente recomendable; de lo mejor del viaje. [Sin embargo, todas las informaciones que recogimos antes de entrar a Méjico nos desaconsejaron, por peligroso, el Méjico continental —así que lo dejamos, e hicimos bien—. Tijuana es la única ciudad de la Baja a evitar; las demás no tienen problema.]

Dado que el viajero se mueve en el espacio, además de en el tiempo, ¿le es dado ver algunos de los problemas que agujerean las actuales "soluciones"?













LLegamos a las Bad Lands, nuestro primer Parque Nacional







Bad Lands; Good Car…










Primera hora de la mañana, primer habitante de Yellowstone…






Needles Pass








"El trabajo dignifica? —será el de irse de vacaciones…"



Ceci n'est pas une pipe (non plus)…







Car Monkey…




Un rancho precioso! 










La Torre del Diablo (Encuentros en la Tercera fase)













El Old Faithful ya no anda lejos… 










Helo aquí; soñado desde la infancia…


















































Llegamos a Las Vegas… 










La "discreta" Torre Trump…

















Sois ya 32466 visitantes ¡Pásalo!
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Viajeros sin fronteras: por un mundo abierto en el que se reconozca la naturaleza pública del planeta y el derecho a circular por el globo; sin visados, sin fechas cerradas, con un carnet universal… Que nos controlen por satélite si quieren, pero que respeten nuestro derecho a viajar libremente: el planeta es de todos, no un cortijo de los Estados. Travellers without frontiers; for an open world where the public nature of the planet will be recognized with a global circulation right for everyone. Let's States cope informatically with criminals but do claim for your right to travel freely.